LA PLAYA DE MADRID

LA PLAYA DE MADRID

LA PLAYA DE MADRID
“De una playa veraniega a Madrid se dotará y a esas playas de pega, ninguno se marchará. Será la de los Madriles, por su río caudaloso, un brazo de mar hermoso, en donde nenas gentiles, las ondinas madrileñas, maestras en natación, les darán una lección, a las ondinas norteñas".

Se acerca el fin del verano y ya hay que ir pensando en guardar las sandalias, las sombrillas y, las tumbonas y en ir retomando la rutina para prepararnos al nuevo curso. Aunque en muchos lugares de España los baños se prolongan hasta octubre, en Madrid, los amantes de la playa sufren especialmente el retorno por la lejanía del mar.

Pero hubo un tiempo en que esto no fue así, hubo un tiempo en que Madrid, sin mar, tenía playa, una playa de verdad.

A falta de mar, y gracias a los comentarios de 2 amigas de la casa, una que escuchó una cita en un programa radiofónico, y otra que realizó un “surfeo” por el ciberespacio,  hemos encontrado un interesante blog “Pasión por Madrid, en el que se relata que durante los años 30, se habilitaron dos zonas de playa en el Río Manzanares: “La piscina de la Isla” y la “Playa de Madrid”, la primera privada y la segunda de acceso público.

En el blog se reproduce un poemilla que publicó en 1934 una guía de viajes patrocinada por Viena Capellanes:

De una playa veraniega
a Madrid se dotará
y a esas playas de pega,
ninguno se marchará.
Será la de los Madriles,
por su río caudaloso,
un brazo de mar hermoso,
en donde nenas gentiles,
las ondinas madrileñas,
maestras en natación,
les darán una lección,
 a las ondinas norteñas
".


No se trató de una iniciativa aislada sino de un proyecto orquestado del que formaban parte diversas actividades para que los madrileños recuperaran el contacto con la naturaleza y el deporte. Los años treinta fueron años de incursiones a la homeopatía, a la medicina natural y al vegetarianismo y uno de los grandes apasionados y defensores de este tipo de vida era Manuel Lence, quien, entre otras cosas, celebraba periódicamente, junto con su médico de cabecera, el naturista Casiano Ruiz Ibarra, banquetes en el Café Viena en los que solo se servía comida vegetariana.

También con el deporte ha habido intensa participación por parte de Viena Capellanes. En el Archivo Histórico de la empresa tenemos varios documentos que lo certifican. Como aquel en el que José Antonio Lence Fuentes aparece fotografiado entregando el trofeo de Marca al mejor goleador, Manuel Fernández Patiño, en los años cincuenta. O también los diversos patrocinios que se vienen haciendo desde hace décadas a equipos de futbol, rugby y baloncesto universitarios. Recientemente, nos enorgullecemos del patrocinio a la Real Federación Española de Natación que obtuvo este año gran reconocimiento internacional.

¿Imaginan el efecto que habrían tenido en la Playa de Madrid de los años 30 las integrantes del equipo de natación sincronizada que se llevaron siete medallas en la FINA World Series Madrid 2018? ¡Este equipo sí que habría dejado en mantillas a las famosas ondinas norteñas de los años treinta!
 

 

Comentarios (0)

Deja tu comentario

Respuesta a
CAPTCHA Image
Play CAPTCHA Audio
Refresca la imagen